El exceso de trabajo y estar bajo presión es lo más común hoy en día. Existen muchas maneras de encontrar la calma, sin tener que invertir en un masaje spa o artículos para poder dormir. Todo lo que necesitas es un par de pulmones, la respiración y unos cuantos minutos.   Relajación progresiva